Economía y Turismo: Todo por satisfacción

Feat: Daniel Corzo (Articulo escrito a  los 18 años; 3 semestre economía, 5 semestre Turismo, 1 semestre Periodismo)

En ocasiones es bueno detenerse por unos minutos a  observar el entorno en el que las personas se encuentran, su actividad diaria, lo que hacen sus amigos, las noticias de la prensa o los programas de televisión. Casi con toda seguridad llevan algunos pesos en sus bolsillos, tendrán una serie de bienes como ropa, bolso, gafas, celular (quizá un  blackberry),… A veces van al cine o a practicar algún deporte. Las últimas vacaciones visitaron algún lugar diferente de donde viven habitualmente y en algunos de los días festivos han viajado. Con todas las cosas que se realiza o compran con dinero tratan de satisfacer necesidades de alimentación, de educación o de ocio que sienten. ¿Pero se ha  logrado la satisfacción de todas sus necesidades? Seguramente no. Las vacaciones parecieron demasiado cortas y no siempre se obtienen todos los bienes que se desean.

Cuando se adquiere un celular, una vivienda o un carro se debe confrontar los deseos a la realidad de las  posibilidades y posiblemente obligados a tomar la decisión más realista para acomodar los recursos de los que se disponen a la satisfacción de las necesidades que se consideran más urgentes o prioritarias en ese momento. En definitiva, todos los días el ser humano se enfrenta a la escasez y a la necesidad de tomar decisiones, en especial cuando se decide hacer turismo, hay que sopesar numerosos aspectos para que las posibilidades de tiempo y dinero permitan obtener la máxima satisfacción posible. De esto trata buena parte la Economía, de cómo el hombre se enfrenta de forma individual o colectiva a las necesidades que tienen con los recursos que disponen para satisfacerlas y de cómo se efectúan las elecciones más adecuadas[1].

El mundo del turismo está lleno de decisiones de las personas que dedican su ocio a hacer turismo; de empresas que tienen que decidir sobre las mejores opciones a la hora de crear las instalaciones y facilidades más atrayentes para los turistas; de compañías de transporte que deben hacer posible y a precios razonables el acceso a lugares turísticos, de actuaciones de los poderes públicos para hacer establecer las normas que regulen las actividades turísticas. Todos tienen que realizar elecciones para tomar decisiones oportunas.

Elegir bien no es tarea fácil, cuando la elección se lleva a cabo para una persona, las ventajas o inconvenientes de dicha elección la afectan directamente. Pero en muchas ocasiones hay que elegir por otros; cuando se oferta un paquete turístico se piensa en las preferencias de los futuros clientes que consideran interesantes las condiciones y los atractivos del paquete que se ofrece, y en otras ocasiones otros elijen por una persona, cuando el gobierno decide los impuestos que hay que pagar y el uso que va a dar a los ingresos obtenidos.

“Si hoy vivimos mejor que hace cien años, si hoy existen muchas personas que satisfacen necesidades y pueden realizar actividades turísticas, una buena parte de esta mejor situación se la debemos a que hemos mejorado en la toma de decisiones para solucionar algunos de los problemas relacionados con la escasez”[2].

La búsqueda de soluciones a los problemas económicos implica necesariamente tener que elegir entre las distintas alternativas a las que se enfrentan cuando se utilizan los recursos disponibles. Al elegir una alternativa se renuncia a otras posibles que representan el coste de oportunidad[3] de la opción elegida. El coste de oportunidad se representa tanto en las elecciones de los individuos como en las que realizan las empresas o el sector público cuando toman  decisiones económicas.

Tomar las mejores decisiones para minimizar el coste de oportunidad y maximizar la satisfacción de las necesidades mediante los bienes y servicios exige actuar de manera eficiente.

Este hecho no significa que todos los problemas estén solucionados ni que el mejor nivel de vida se deba solo a los avances de la Economía. Hoy se dispone de mejores tratamientos médicos, se ha conseguido disponer de más tiempo de ocio y se cuenta con más bienes y servicios, públicos y privados, para satisfacer las necesidades que se presentan, entre las que se encuentran las de realizar las diversas modalidades de turismo, es en buena medida gracias a que los gobiernos, las empresas y los ciudadanos tienen una mejor forma de solventar los problemas económicos.

Sin embargo no todos los países, empresas, gobiernos o personas afrontan de igual manera los problemas económicos a los que se enfrentan, y por ello, los resultados que muestra el panorama mundial pueden ser muy diferentes[4].

“El turismo se ha visto beneficiado de la situación de mayor desarrollo de numerosos países y de la mejora en el nivel de renta de numerosos ciudadanos”[5]. Las facilidades del transporte, el incremento de la renta y las mejores condiciones de trabajo han hecho posible el crecimiento de este sector a nivel mundial. Igualmente su actividad ha contribuido de manera importante al desarrollo económico de ciudades, regiones y países.

Colombia es, sin duda, un buen ejemplo para evidenciar como el turismo ha contribuido al desarrollo del país y son las actividades económicas que hoy genera el turismo una de las principales motivaciones en la búsqueda de nuevas oportunidades de desarrollo. Motivaciones que se ven reflejadas no solo por ser una actividad productiva y generadora de riqueza sino también por encontrase en una actividad de Economía emergente

¿Verdaderamente que comprendemos por Turismo? El Turismo ha sido definido por la Organización Mundial del Turismo (OMT) como: “la actividad realizada por las personas al desplazarse por diferentes motivos fuera de su lugar habitual de residencia por un periodo superior a 24 horas e inferior a un año[6]. Esta definición del Turismo comprende tanto el turismo interior, realizado dentro del mismo país, como el turismo exterior que implica un desplazamiento fuera del propio país. Diferencia el turismo de excursionismo, al exigir el requisito de pernoctar al menos una noche fuera del domicilio habitual y engloba cualquier otro tipo de turismo como el turismo de vacaciones, de negocio, cultural, ecológico, etc.

El Turismo como actividad tiene un componente económico importante y por tanto el conocimiento de los principios y reglas de la economía es una buena forma de acercarse al estudio del turismo. Dos son las vías por las que el turismo se relaciona con la economía: la primera, a través de la propia actividad turística al tener que afrontar los retos económicos propios de su ejecución; la segunda, con el entorno económico donde se desarrolla la actividad turística. En este último aspecto la situación económica general, las condiciones del mercado de divisas o las subidas de los precios pueden condicionar el desarrollo turístico en un país[7].

Pero ¿Por qué decimos que el Turismo se encuentra totalmente relacionado con la satisfacción de necesidades?

En la actualidad las diferentes sociedades  o los individuos que las integran tienen que buscar soluciones a los problemas que se derivan de la escasez relativa, ya que, pese a la mejora de las condiciones de vida, los problemas económicos se siguen presentando en todas partes. El aumento de la esperanza de vida (Las mujeres viven más que los hombres. Si se contempla únicamente la población femenina, su promedio de vida es de 77 años, mientras que en el hombre es de 70. Sumando estos dos y promediando da 73.5, que el Dane aproxima a 74 años como esperanza de vida general), [8] el desarrollo tecnológico, las facilidades de las comunicaciones y tantos otros aspectos permiten aspirar a numerosos bienes y servicios que sirven para que estas necesidades se vean satisfechas. Una de las necesidades que más ha crecido en los últimos cincuenta años es el deseo de numerosas personas de hacer turismo, como forma de emplear su tiempo de ocio.[9]

El problema al que se enfrenta la Economía ha estado presente desde que el hombre fue expulsado del “Paraíso Terrenal”. Allí, cuenta la biblia, que tenia satisfechas todas sus necesidades, pero cuando fue expulsado tuvo que ganarse el pan con el sudor de su frente y siempre se le presentaron más necesidades que medios para satisfacerlas[10]. Quizá por eso se puede afirmar que la Economía es la más vieja de las artes pero la más moderna de las ciencias[11], ya que el nacimiento como ciencia data de 1776 con la publicación de la obra de Adam Smith Investigación sobre la naturaleza y las causas de las riqueza de las naciones[12], donde se sistematizó el conocimiento económico existente y se le dotó del método necesario para su desarrollo posterior.

Quizá sea el turismo uno de los campos donde se puede apreciar de manera más clara la confrontación entre las necesidades y los medios para satisfacerlas.

Cuando se viaja por turismo se descubre nuevos productos que despiertan interés, pero que en muchos casos no son asequibles debido a los limitados recursos monetarios que se poseen. También es frecuente que el tiempo del que se dispone sea el recurso más escaso cuando lo enfrentamos a las muchas posibilidades que los demás destinos turísticos ofrecen. Esa tensión entre lo se desea para satisfacer las necesidades y lo que realmente se puede realizar con los medios de los que se disponen ésta presente en numerosas actividades humanas, y es la razón última de la existencia de la Economía.

 Muchas son las definiciones que se han dado de la ciencia económica, y esta se puede definir como: “la ciencia que se ocupa de la manera en que se administran unos recursos que son escasos, con el objeto de producir bienes y servicios y distribuirlos para su consumo entre los miembros de una sociedad”[13].

Con esta primera definición observamos que la Economía está presente en numerosos aspectos de la vida. La administración de recursos escasos como el petróleo o el agua; la producción de bienes y servicios como el turismo o los alimentos; la distribución o comercialización de los bienes turísticos, y todos los aspectos relacionado con el consumo que se realiza de los mismos son aspectos sobre los que se ocupa la economía.

Otra definición es la que Lord Robbins apuntó en 1932, ampliamente utilizada desde entonces: “la ciencia económica es el estudio de la conducta humana como una relación entre fines y medios escasos susceptibles de usos alternativos”[14]

En conclusión sabemos que en la mayoría de casos, un bien satisface una necesidad concreta y especifica; así el pan trata de satisfacer la necesidad de alimentación, el celular la de comunicación; sin embargo, en el Turismo la necesidad de los demandantes es mucho más compleja y variable. Un turista puede trasladarse a un lugar para satisfacer su necesidad de descanso mientras que otro que va al mismo lugar trata de satisfacer su necesidad de aventura, trabajo o descubrimiento de cosas nuevas.

En la mayoría de los casos, las necesidades de los individuos se satisfacen mediante los bienes y servicios que se trasladan a los lugares próximos a su residencia: desde los alimentos, como puede ser una fruta tropical, hasta los espectáculos como el cine o el futbol. En el caso el turismo lo que se traslada son las personas a los lugares donde se encuentran estos bienes y servicios: desde una comida típica como la bandeja paisa, hasta un espectáculo de salsa ofrecido a los turistas.


[1] MOCHÓN, Francisco (2006). Principios de Economía, 3ª edición McGraw-Hill. 75 p.

[2] MOCHÓN, Francisco (2006). Principios de Economía, 3ª edición McGraw-Hill. 90 p.

[3] Se refiere a aquello de lo que un agente se priva o renuncia cuando hace una elección o toma de una decisión. CASE, Karl. Principios de microeconomía. Bogotá, editorial Prentice Hall, 1997. 198 p.

[4] MOCHÓN, Francisco (2006). Principios de Economía, 3ª edición McGraw-Hill. 102 p.

[5] COTEC. (2004). Pautas de innovación en l sector turístico Balear. Fundación Cotec. 12 p.

[6] Organización Mundial del Turismo (OMT). Que es el turismo? (online) http://unwto.org/es citado el jueves 21 de julio del 2011

[7] CASTEJÓN, Rafael. y otros: Introducción a la Economía para turismo. Casos

prácticos y ejercicios. Prentice Hall. Madrid, 2003. 209 p.

[8] Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Calidad de vida – esperanza de vida: http://www.dane.gov.co/daneweb_V09/index.php?option=com_content&view=article&id=57&Itemid=66

[9]Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Cuenta Satelital del Turismo http://www.dane.gov.co/daneweb_V09/index.php?option=com_content&view=article&id=131&Itemid=115

[10] REINA VALERA 1960, Biblia, Génesis 3:25 en adelante.

[11] MOCHÓN, Francisco (2006). Principios de Economía, 3ª edición McGraw-Hill. 96 p.

[12] Ibíd. 96 p.

[13] CASTEJÓN, Rafael y Méndez, Ester et al. (2002). Introducción a la economía. Prentice Hall. 8 p.

[14] ROBBINS, Lord. Ensayo sobre la naturaleza y significado de la ciencia económica. (1932) 13 p.

Anuncios

Un comentario en “Economía y Turismo: Todo por satisfacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s