SIMULACIÓN DEL PROCESO DE DECISIÓN EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS: UN EJECICIO PARA LA APLICABILIDAD DEL MODELO ABP (APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS) DE LA FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE COMFENALCO SANTANDER –UNC.

SIMULACIÓN DEL PROCESO DE DECISIÓN EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS: UN EJECICIO PARA LA APLICABILIDAD DEL MODELO ABP (APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS) DE LA FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE COMFENALCO SANTANDER –UNC.

 

DANIEL CORZO ARÉVALO*

(danielcorzoarevalo@gmail.com)

Facultad de Turismo y Desarrollo Local

Fundación Universitaria de Comfenalco Santander –UNC

 

Este artículo presenta la experiencia de simulación del proceso de elaboración de políticas públicas a nivel de educación superior, empleando el Modelo de Aprendizaje Basado en Problemas -ABP y la estrategia de juego de roles como recurso pedagógico. En la simulación del juego de rol, grupos de estudiantes representaron como actores interesados en una política específica y el docente asumió la función de gobernante.  Este ejercicio de simulación se desarrolló en dos grupos de diferente nivel (2 y 4 semestre) y tuvo como objetivo la reflexión y el entendimiento de los estudiantes sobre las variables políticas que inciden en ese proceso, destacando especialmente la existencia de un conjunto de actores políticos y sociales con intereses diferenciados y de un gobierno que –además de actuar como negociador y árbitro del proceso– cuenta también con sus propias preferencias. Apuntando a ser una herramienta pedagógica capaz de generar un aprendizaje significativo en los estudiantes y generar mayor comprensión de la complejidad inherente al ejercicio del policy making que pretenda generar políticas públicas legitimadas y eficaces en un contexto como el colombiano.

 

Palabras claves: Aprendizaje Basado en Problemas, Políticas públicas, Juego de roles.

 

*Profesional en Turismo, Universidad del Tolima. Economista, Universidad Industrial de Santander. Administrador Turístico y Hotelero, Universidad Autónoma de Bucaramanga. Instituto de Liderazgo y Pedagogía, Universidad de los Andes – Universidad Externado de Colombia. Magister (c) en Políticas Publicas y Desarrollo, Instituto de Estudios Políticos Unab.

 

SIMULATION THE DECISION PROCESS IN PUBLIC POLICY: AN AXLE FOR THE APPLICABILITY OF THE ABP MODEL (PROBLEM BASED LEARNING MODEL) OF THE FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE COMFENALCO SANTANDER -UNC.

 

DANIEL CORZO ARÉVALO*

(danielcorzoarevalo@gmail.com)

Facultad de Turismo y Desarrollo Local

Fundación Universitaria de Comfenalco Santander –UNC

 

This article presents the experience of simulation of the process of elaboration of public policy at the level of higher education, using the Problem-Based Learning Model -ABP and the strategy of role-playing as a pedagogical resource. In the simulation of the role play, groups of students represented as interested actors in a specific policy and the teacher assumed the role of ruler. This simulation exercise was developed in two groups of different levels (2 and 4 semester) and had as objective the reflection and understanding of the students on the political variables that affect this process, highlighting especially the existence of a set of political actors and social with differentiated interests and a government that – in addition to acting as a negotiator and arbitrator of the process – also has its own preferences. Aiming to be a pedagogical tool capable of generating significant learning in students and generate greater understanding of the complexity inherent in the exercise of policy making that aims to generate legitimate and effective public policy in a context such as Colombia.

 

Keywords: Problem Based Learning, Public Policy, Role-Playing.

 

*Profesional en Turismo, Universidad del Tolima. Economista, Universidad Industrial de Santander. Administrador Turístico y Hotelero, Universidad Autónoma de Bucaramanga. Instituto de Liderazgo y Pedagogía, Universidad de los Andes – Universidad Externado de Colombia. Magister (c) en Políticas Publicas y Desarrollo, Instituto de Estudios Políticos Unab.

 

 

INTRODUCCIÓN

Frecuentemente, la enseñanza de los procesos de políticas públicas en el nivel universitario, especialmente –pero no exclusivamente– en sus primeros ciclos, se enfrenta a la dificultad de trasmitir a los estudiantes la complejidad de las racionalidades, valores e intereses involucrados en el proceso de toma de decisiones. La tradicional y capital distinción entre una modalidad de elaboración racionalista de las políticas, en las que se ponderan todas las alternativas disponibles de acuerdo a una estructura de preferencias bien definida de cada actor y a una estimación precisa de la medida en que cada alternativa impactará en los resultados de la política, por un lado; y una perspectiva incrementalista y transaccional, según la cual las decisiones suelen reducirse a la ponderación de opciones de política que solo difieren marginalmente de otras ya en curso, y a su convalidación por medio del acuerdo entre cierto grupo de participantes dotados de recursos de poder suficientes, por lo general es recibida por los alumnos alejados de la práctica de las políticas como una disquisición predominantemente intelectual. En cambio, esos mismos alumnos acostumbran percibir al proceso de decisión bien como una operación básicamente técnica de elección de una política que contribuirá a la obtención del bienestar general, o en el otro extremo, como una simple y directa traducción de las orientaciones ideológicas y programáticas de los gobiernos de turno.

 

Para superar esas visiones simplistas hemos realizado la experiencia de colocar a grupos de dichos estudiantes -Segundo y cuarto semestre- en el rol de varios de los actores protagónicos de las políticas públicas: integrantes del partido de gobierno o de oposición, de la alta burocracia, de gremios empresariales, de sindicatos de trabajadores o de consultores contratados. ¿Cómo razonarían y actuarían ellos mismos, entonces, en un armado participativo y negociado de una política que les afecta? ¿Priorizarían el interés público o sus intereses particulares? ¿Apelarían a argumentos de naturaleza técnica o a los valores involucrados para defender sus posiciones y pretender persuadir a los otros grupos de su legitimidad y conveniencia? ¿Se involucrarían en negociaciones definidas por la afinidad ideológica de sus contrapartes, o actuarían pragmáticamente? Se ha apostado, entonces, a que mediante un proceso intelectual de naturaleza inductiva se comprenda mejor la compleja racionalidad de la elaboración de las políticas públicas, a partir de las propias vivencias en un ejercicio de simulación.

 

Las políticas públicas en las sociedades modernas son, en gran medida, la expresión más cabal del sistema democrático y de la institución estatal en movimiento. Por ende, su correcta inteligencia coadyuva al ejercicio más pleno de los derechos de ciudadanía, propiciando una participación y fiscalización más calificada y responsable de su itinerario de diseño, implementación y evaluación. A su vez, niveles superiores de comprensión de las múltiples lógicas y racionalidades que se cruzan en su construcción son un requisito necesario para intentar ensanchar los espacios de racionalidad y de negociación creativa que puedan generarse en su proceso, con las consiguientes ganancias colectivas que estas prácticas pueden aparejar. Aunque resulte paradójico, una adecuada intelección de las variables políticas que naturalmente conducen a la impronta gradualista de las políticas públicas y a una cerrada “política de partidarios” donde priman los ajustes mutuos y las concesiones reciprocas, es un pre-requisito indispensable para ensayar alternativas más orientadas a transformaciones sustantivas y a ganancias sociales más extendidas.

 

En consecuencia con estas intenciones, este artículo analiza la puesta en práctica y desarrollo de esa experiencia de enseñanza-aprendizaje, tras presentar sumariamente algunas bases didácticas, metodológicas y teóricas-conceptuales que la fundamentan.

 

Más específicamente, se llevó a cabo una experiencia de simulación del proceso de elaboración de políticas públicas a nivel universitario, empleando el Modelo de Aprendizaje Basado en Problemas -ABP y la estrategia de juego de roles como recurso pedagógico. En la simulación del juego de rol, grupos de estudiantes representaron como actores interesados en una política específica y el docente asumió la función de gobernante.  Este ejercicio de simulación se desarrolló en dos grupos de diferente nivel (2 y 4 semestre) y tuvo como objetivo la reflexión y el entendimiento de los estudiantes sobre las variables políticas que inciden en ese proceso, destacando especialmente la existencia de un conjunto de actores políticos y sociales con intereses diferenciados y de un gobierno que –además de actuar como negociador y árbitro del proceso– cuenta también con sus propias preferencias. Apuntando a ser una herramienta pedagógica capaz de generar un aprendizaje significativo en los estudiantes y generar mayor comprensión de la complejidad inherente al ejercicio del policy making que pretenda generar políticas públicas legitimadas y eficaces en un contexto como el colombiano.

 

 

EL MODELO DE APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS –ABP, COMO ESTRATEGIA DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

 

El Modelo de Aprendizaje Basado en Problemas –ABP, propuesto por Barrows (1986) es un método de aprendizaje basado en el constructivismo, que consiste en utilizar problemas para adquirir conocimientos. Se caracteriza tanto por garantizar la adquisición de conocimientos como por facilitar la consecución de habilidades y el desarrollo de actitudes importantes para el aprendizaje, como la evaluación crítica, la responsabilidad o las relaciones interpersonales. El ABP tiene sus raíces en dos paradigmas de aprendizaje contextualizado, el aprendizaje cognitivo y la instrucción anclada, que según Morales Bueno y Landa Fitzgerald (2004), destacan la importancia de contextualizar la enseñanza en problemas reales que plantea el mundo profesional. Este método hace posible el aprendizaje de principios aplicables a diversas problemáticas, mediante la exploración de muy diferentes problemas (Branda, 2001). En este sentido, plantear desde la enseñanza de las políticas públicas problemas permitirá al docente promover el desarrollo de una cultura de trabajo colaborativo, involucrar a todos los miembros del grupo en el proceso de aprendizaje, promover habilidades interpersonales, propicia la participación entre los estudiantes, generando que desempeñen diferentes roles en las labores propias de las actividades diseñadas, que les permitirán ir adquiriendo los conocimientos necesarios para enfrentarse al problema retador.

 

El Aprendizaje basado en Problemas -ABP se sustenta sobre el principio de utilizar los problemas como punto de partida para la adquisición e integración de nuevos conocimientos (Barrows, 1986). El desarrollo de este método requiere: compromiso del estudiante en su aprendizaje, formación de pequeños grupos, el papel de guía y consultor del aprendizaje del docente, la organización del currículo sobre los problemas que estimulan el aprendizaje y que desarrollan las habilidades en la resolución de problemas (Barrows, 1996).

El ABP promueve el conocimiento aplicado a escenarios sociales reales, es por ello que podemos precisar el análisis a todos los elementos que conllevan las políticas públicas, desde su concepción hasta su continua implementación, seguimiento y evaluación. Esto significa que las propuestas de problemas refieren al estudio de casos precisos con una solución a los problemas propuestos

Ahora bien, ¿Qué factores abonarían la conveniencia de empleo de este modelo de aprendizaje?  Luego de pasar revista a los aportes de varios académicos que abordaron el tópico encontramos que:

 

  • Incrementa significativamente el uso de estrategias para resolver problemas y en la obtención de información (Stepien, 1993).
  • Mejora el conocimiento del estudiante sobre la materia, la habilidad para resolver problemas del mundo real y su motivación para el aprendizaje (Nendaz y Tekian, 1999)
  • Genera un mayor desarrollo de competencias profesionales (Koh et al., 2008).
  • Fomenta el pensamiento crítico, la compresión, a aprender a aprender y el trabajo cooperativo (White, 1996).
  • Aumenta la capacidad crítica para analizar la información que aparece en el proceso de búsqueda (Molina et al., 2003).
  • Promueve el desarrollo de las capacidades metacognitivas de los estudiantes (Downing et al., 2009)

 

EL JUEGO DE ROL COMO ESTRATEGIA DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

 

El estrategia del juego de rol forma parte de uno de los recursos más amplios empleados en la formación de estudiantes de diferentes áreas de las ciencias sociales, siendo las políticas públicas parte de las ciencias sociales, más específicamente de las ciencias políticas. Existen aplicaciones del juego del rol en el campo de las políticas públicas que tienen por propósito facilitar una comprensión más profunda de los estudiantes de los conceptos, procesos y racionalidades de un campo determinado, haciéndolos trabajar y reflexionar sobre la representación de un entorno real. (Assal y Blake, 2006; Baranowski, 2006; Endersby y Webber, 1995, Lay y Smarick, 2006; O’Reilly, 2008).

El juego de rol supone, por su parte, una modalidad particular de la simulación. En él, los estudiantes se transforman en actores (“jugadores”) que deben actuar de la manera que ellos juzgan apropiada según el rol que deben desempeñar. Si bien deben ajustarse a reglas, como en toda simulación, en este caso los estudiantes gozan de un albedrio más amplio para actuar y tomar decisiones, de acuerdo a su propia interpretación y estrategia a aplicar al escenario virtual predefinido. Por otra parte, si bien es un juego, no necesariamente es uno de suma cero; esto es, puede ambientar tanto modalidades de actuación competitivas como colaborativas.

 

Según Gil (2010), las características del juego de rol son las siguientes:

 

  • Reducen una situación real a la escala del aula, haciendo su complejidad abarcable para los alumnos.
  • Plantean una acción que implica y motiva a los participantes.
  • Dan la posibilidad de trabajar sobre sistemas sociales complejos.
  • Permiten trabajar múltiples aspectos actitudinales: tolerancia, empatía, respeto, trabajo en grupo, espíritu crítico, correcta expresión, capacidad de síntesis.
  • Desarrollan la capacidad de expresión y comprensión.
  • Introducen una ruptura con el ritmo habitual de las clases.

 

Ahora bien, ¿Qué factores abonarían la conveniencia de empleo de esta modalidad didáctica? Luego de pasar revista a los aportes de varios académicos que abordaron el tópico, Sutcliffe (2011) identifica los siguientes:

 

  • Impulsar a los estudiantes a reflexionar sobre sus conocimientos y a extraer conjuntamente conclusiones sobre los temas planteados en el curso.
  • Favorecer una mejor apreciación de las características de los distintos roles y de sus responsabilidades, desarrollando la empatía de los estudiantes con diferentes posturas y sentimientos más allá de sus propias asunciones y expectativas.
  • Contribuir a una mejor dinámica grupal, favoreciendo la interactividad.
  • Otorgar “vida” a conceptos teóricos abstractos, colocándolos en situaciones que les resultan familiares a los intérpretes.
  • Contribuir al desarrollo de destrezas clave, en términos de habilidades comunicativas y sociales.

 

ALGUNAS PREMISAS TEORICO-CONCEPTUALES PARA EL ANALISIS DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

Naturalmente, la vinculación de esta simulación a los dos módulos a nuestro cargo requirió la explicación de ciertos desarrollos de la teoría de las políticas públicas en algunas sesiones de clases previas. Entre esos conceptos se hallaban:

  • La concepción pluralista de la política pública como un “juego de poder”, en el que participan múltiples actores con valores, intereses, estrategias y recursos diferentes (Lindblom, 1991), si bien corregida asignando un mayor protagonismo al gobierno que el que le atribuye esta corriente teórica, según sugieren otras indagaciones (Grindle y Thomas, 1991);
  • La teoría de la elección publica, que concibe a los decisores de políticas como maximizadores de utilidades y orientados por la prosecución de intereses particulares, sean estos funcionarios (Niskanen, 1980) o partidos políticos (Downs, 1992).
  • La conceptualización de que los colectivos participantes en la formulación de las políticas desarrollan determinadas estrategias (Lindblom, 1991) en las que movilizan recursos de poder específicos a su disposición (Subirats et al., 2008).
  • La existencia de actores con “poder de veto” sobre alternativas decisorias que no le satisfacen en ciertas políticas sectoriales, y por ende, cuya adhesión es requerida para alterar el statuquo (Tsebelis, 2000).
  • El postulado de que los partidos políticos, además de los intereses de conservación y ampliación de sus espacios de poder institucionalizado, se movilizan también de acuerdo a orientaciones ideológicas y programáticas que inciden en el direccionamiento de las políticas públicas que propugnan (Boix, 2002).

DISEÑO DE LA SIMULACIÓN

Las reglas detalladas de la simulación se incorporan en el Anexo de este artículo. En líneas generales, los elementos más destacados de la simulación fueron los siguientes:

 

Se seleccionó una política sectorial (un plan de vivienda) y a partidos políticos que en su definición guardan una relación aproximada con sus referentes reales de Colombia  a efectos de otorgarle visos de realidad. Básicamente, el caso es el siguiente: la definición de una política de vivienda destinada a los sectores de menores ingresos de la población, en la que distintos actores políticos y sociales deberán establecer sus características en algunas dimensiones fundamentales.

 

Estas dimensiones o ejes centrales en cuestión son los siguientes:

 

  • Su modalidad de construcción, y el protagonismo relativo de distintos actores: ¿Se construirán bajo la dirección y con personal del aparato burocrático estatal, se confiaran a empresas privadas o contaran con un fuerte componente de voluntariado social?
  • El tiempo de construcción: ¿Se apostará a soluciones habitacionales de rápida concreción, o a alternativas superiores que demorarían la respuesta a la necesidad social?
  • La estrategia de financiamiento, para obtener los recursos necesarios para solventar el programa: ¿Se aumentará la carga impositiva, se recortaran y transferirán otros rubros del gasto público o se acudirá a préstamos externos?
  • La definición del tipo de vivienda a construir: ¿Cómo se balancearán los valores contrapuestos de la calidad de las viviendas, por un lado, y de la cantidad a construir, dado un presupuesto acotado?

 

En la simulación, además del gobierno, se identificaron seis actores: el partido de gobierno, una coalición de partidos de oposición, la alta burocracia del Ministerio de Vivienda, una gremial de empresas de la construcción, el sindicato de trabajadores del sector, e intelectuales que asesoraban en la toma de decisiones. Se dividió a los estudiantes en seis grupos que desempeñaron el rol de cada uno de esos actores (asignados por su propia elección, y en su defecto, por sorteo). Para cada uno de ellos se explicitó un perfil de orientación ideológico–programática y de intereses particulares (necesariamente caricaturizados con fines didácticos), a los que se asoció una determinada estructura racional de preferencias en cuatro “ejes de política” a resolver (la modalidad de construcción de las viviendas, el plazo de ejecución, las fuentes de financiamiento, el tipo de vivienda a construir).

 

Se asignó a cada actor–grupo un determinado número de “votos” o “recursos” que representaban su poder de influencia en la decisión de la política, que podían distribuir de la manera que prefirieran en la incidencia (votación) de los cuatro ejes de políticas. Además, se concedió un solo derecho de “veto” a cada actor. El gobierno como tal (representado por el docente) no votaba, pero manejaba los tiempos de la negociación, disponía cuartos intermedios, fundamentaba posiciones, promovía acuerdos y disponía de dos recursos de veto, que podía usar además para levantar el veto que pudieran interponer otros actores.

 

La mecánica del juego contemplaba varias fases sucesivas, aplicadas para cada uno de esos cuatro ejes: articulación de intereses (definición de estrategias intra-grupos), argumentación publica a favor de su opción de política preferida, agregación de intereses (negociación intergrupal), votación plenaria, recuento de recursos/votos, y (eventualmente) aplicación de vetos a la decisión que recogió la mayoría de los votos. Cada opción vetada era descartada, y se volvía a desarrollar todo el proceso, culminando en una nueva votación sobre las opciones restantes. Al final de la resolución de cada uno de los ejes de políticas, se imputaba a cada actor determinada cantidad de “puntos”, acorde con lo favorable que le resulto la decisión adoptada, según su estructura de preferencias predeterminadas.

 

El juego culminaba cuando se decidiera sobre los cuatro ejes de políticas, y en ese caso se realizaba una ordenación final de los actores según los puntos obtenidos; o bien, cuando se truncara el proceso de formulación de la política a causa de su obstrucción por sendos vetos interpuestos contra todas las opciones disponibles en uno cualquiera de los ejes a decidir. En este caso, la política quedaría sin efecto y todos los actores perderían.

 

EL DESEMPEÑO DE LOS GRUPOS ESTUDIANTILES EN LA SIMULACIÓN

La simulación se realizó en dos módulos diferentes del programa de Turismo y Desarrollo Local, el módulo políticas públicas de segundo semestre y, Gobierno y Territorio de Cuarto, ambos con resultados diferentes: en el primer caso, los grupos de estudiantes llegaron a un acuerdo inicial en la definición de los primeros ejes sin pasar por obstrucción de la política. En el segundo, la política llego a término, luego de sobreponerse a varios intentos de obstrucción.

 

En ambos casos, los estudiantes encarnaron con toda fidelidad y entusiasmo la identidad de los actores que representaban, procurando en cada fundamentación, negociación y votación maximizar sus recompensas, con independencia de cualquier reflexión sobre intereses más generales no explicitados (pero evidentes en una política de vivienda focalizada), y en ocasiones en desmedro del perfil ideológico del mismo actor (por ejemplo, el “sindicato de trabajadores de la construcción” intento vetar toda esta política, de indudable interés social, cuando sus preferencias no se vieron contempladas). Por lo común, las negociaciones entre grupos tampoco tuvieron como referencia su afinidad ideológica, sino simplemente intereses comunes en las votaciones. En ninguna ocasión se laudo un eje por argumentos contrastados por evidencia empírica acerca de la conveniencia de una u otra solución, sino que la fundamentación de las ventajas o desventajas de ellas se defendió pretendiendo legitimarlas en base a presuntos intereses nacionales, que siempre coincidían con el interés de cada actor.

 

Un elemento clave en la simulación es que en ninguna parte de las reglas de juego se indicó que existirían “ganadores”, y menos aún que estos serían aquellos que maximizaran el interés particular: la asunción de esta supuesta pauta no explicitada fue espontanea, y oriento toda la estrategia desarrollada por los estudiantes. Ningún grupo aposto a estrategias que privilegiaran supuestos intereses generales, con independencia de sus roles, procurando otra forma de satisfacción que no fuera la del interés particular.

 

 

 

 

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Una vez finalizada la simulación, se invitó a reflexionar grupalmente acerca del desarrollo de la experiencia, y especialmente, de los móviles que impulsaron a la adopción de las estrategias referidas. A posteriori, se les indico la profundización del análisis poniendo en relación los aportes teóricos volcados en otras clases del módulo y la simulación, por medio de un ensayo de carácter grupal, que tiene como pautas la movilización y contrastación de las premisas teórico-conceptuales manejadas, y de preguntas disparadoras de la reflexión, como las siguientes:

 

  • ¿Por qué consideran que se llegaron a tomar las decisiones adoptadas?
  • ¿Entienden que los distintos grupos actuaron racionalmente?
  • ¿Privilegiaron con su accionar el interés general o intereses particulares?
  • ¿Se negoció eficazmente para lograr un equilibrio de ambos términos? ¿Por qué algunos actores obtuvieron más beneficios (“puntos”) que otros? ¿Los que obtuvieron menos beneficios, como deberían haber corregido sus prácticas para lograr un resultado positivo?
  • ¿Qué conclusiones han extraído de la experiencia en cuanto a las posibilidades y condiciones deseables para obtener políticas públicas “legitimadas” y de “equidad pertinente” (Repetto, 2004)?
  • ¿La práctica sugiere que convendría sacrificar parcialmente una finalidad en beneficio de otra (por ejemplo, políticas menos participativas pero pretendidamente más eficaces)?

 

No obstante, tanto de la propia evaluación que los estudiantes realizan de la experiencia, como del análisis compartido luego de su realización y de las observaciones y reflexiones incluidas en los ensayos de los estudiantes, se evidencia preliminarmente una comprensión de las elaboraciones teóricas y de la sustancia y complejidad del proceso de toma de decisiones en las políticas públicas mucho más cercana a la realidad que el que detentaban los mismos participantes al comienzo del módulo, y de mayor rendimiento que el obtenido en otras versiones de cursos similares que emplearon estrategias más clásicas de enseñanza. Particularmente, los estudiantes comprendieron más cabalmente, entre otros tópicos:

 

  • Las razones del pragmatismo que suele orientar el proceso de elaboración de las políticas públicas en sociedades democráticas y plurales, que abonan en términos generales las explicaciones incrementalista de estas hechuras;
  • La complejidad de identificar un “interés general” más allá de las preferencias de los diversos grupos;
  • La importancia y la necesidad de la negociación entre actores, más allá de la distancia ideológica o programática existente entre ellos;
  • La dificultad para tomar decisiones basadas exclusivamente en valores, en un marco de constricciones políticas, financieras y temporales;
  • Las limitaciones efectivas del conocimiento para dirimir cuestiones (y en cambio, su permanente utilización con fines partidaristas);
  • La tensión existente entre hechuras de políticas más inclusivas y otras supuestamente más “eficaces” para el logro de objetivos que se reputan valiosos.

 

CONCLUSIÓN

Resulto bastante evidente que los estudiantes habían logrado una compresión más cercana a la complejidad del policy making y especialmente a su naturaleza fundamentalmente política, y desarrollado una mayor empatía con los actores políticos y sociales más relevantes. A partir de ese punto de comprensión, el cierre de la simulación hizo énfasis en dos aspectos: Por un lado, el reconocimiento de dos limitaciones fundamentales de la simulación:

 

  • La carencia de una dimensión temporal más extendida (en la cual la confianza o desconfianza entre los actores jugaría un papel importante, y por tanto condicionaría las interacciones), y
  • la reducción del juego a una sola política, mientras en la realidad los distintos issues se tramitan simultáneamente, complejizando el juego y condicionando las estrategias de los actores.

 

Por otro, es posible conjugar el relativismo inherente a varios de los asertos que emergieron de la simulación con la necesidad de construir –pese a todo– prácticas políticas que favorezcan juegos de suma positiva y prohíjen, por tanto, mejores políticas públicas. Esto es, la necesidad de desarrollar desde el reconocimiento de la multiplicidad de actores con visiones e intereses divergentes que tradicionalmente han descripto las corrientes pluralistas-incrementalista, formatos y experiencias que maximicen las estrategias negociadoras (Fisher y Ury, 1985) y el uso del conocimiento (Dror, 1989) para resolver problemas colectivos.

 

Por tanto, entendemos que esta experiencia de aplicar el Modelo de Aprendizaje Basado en Problemas con su estrategia de juego de rol –con los aprendizajes y adaptaciones que correspondan– es una alternativa digna de consideración a la hora de plantearse la enseñanza en este campo.

 

 

BIBLIOGRAFIA

Asal, Victor y Blake, Elizabeth (2006). Creating Simulations for Political Science Education. Journal of Political Science Education Vol. 2, No 1, pp. 1-18.

Baranowski, Michael (2006). Single Session Simulations: The Effectiveness of Short Congressional Simulations in Introductory American Government Classes. Journal of Political Science Education Vol. 2, No 1, pp. 33-49.

Barrell, J. (1999). El aprendizaje basado en problemas. Un enfoque investigativo. Buenos Aires: Manantial.

Barrett, T. (2005). Understanding problem-based learning. En Handbook of enquiry & problem based learning. In T. Barrett, I. MacLabhrainm, H. Fallon (Eds.), pp 13-25.

Barrows, H.S. (1986) A Taxonomy of problem- based learning methods. Medical Education, 20: 481-486.

Barrows, HS.  (1996) Problem-Based learning in medicine and beyond: A brief overview. In WILKERSON L., GIJSELAERS W.H. (eds) Bringing Problem-Based Learning to Higher Education: Theory and Practice, San Francisco: Jossey-Bass Publishers, pp. 3-12

Boix, Carles (2002). Partidos políticos, crecimiento e igualdad. Madrid: Alianza. Bolzan,

Branda, L. (2001). Aprendizaje Basado en Problemas centrado en el estudiante, orientado a la comunidad. En PULPEIR, A. (dir.) Aportes para un cambio curricular en Argentina 2001. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires. p. 79-101. Disponible al 5.4.2018 en  http://www.psico.uniovi.es/fac_psicologia/paginas_eees/Adaptacion_de_profesorado/metodos_docentes/aprendizaje_ basado_en_problemas_aulafutura.pdf

  1. F. F. A. (2003). O aprendizado na internet utilizando estrategias de roleplaying game (RPG). Tesis de doctorado, Universidade Federal de Santa Catarina, Florianopolis, Brasil.

Downing, K., Kwong, T., Chan, S. W., Lam, T. F., & Downing, W. K. (2009). Problem-based learning and the development of metacognition, Higher Education, 57 (5), 609-621.

 

Downs, Anthony (1992). Teoría económica de la acción política en una democracia, en G. Almond et al. Diez Textos Básicos de Ciencia Política. Barcelona: Ariel Ciencia Política.

Dror, Yehezkel (1989). Public Policymaking reexamined. New Brunswick and Oxford: Transaction Publishers.

Endersby, James W. y David J. Webber (1995). Iron Triangle Simulation: A role-playing game for undergraduates in Congress, interest groups, and public policy classes. PS: Political Science and Politics, vol. 28, No3, pp. 520-523.

Ferreira Borges, Aurelio et al. (2011). Estrategias de enseñanza-aprendizaje con el apoyo del juego pedagógico roleplaying game. Revista Iberoamericana de Educación, Vol. 56, No 3.

Fisher, Roger y Ury, William (1985). Sí, de acuerdo! Como negociar sin ceder. Bogota: Norma.

Gil, Carolina (2010). “El juego de rol aplicado a la educacion ambiental”. Disponible al 5.4.2018 en http://www2.fe.ccoo.es/andalucia/docu/p5sd7055.pdf

Grindle, Merilee S. y Thomas, John W. (1991). Public choices and policy change. The political economy of reforms in developing countries. Baltimore: The Johns Hopkins University Press.

Koh, G. C. H., Khoo, H. E., Wong, M. L. & Koh, D. (2008). The effects of problem-based learning during medical school on physician competency: A systematic review. CMAJ, 178, 34-41.

 

Lay, Celeste J., y Kathleen J. Smarick (2006). “Simulating a Senate Office: The Impact on Student Knowledge and Attitudes”. Journal of Political Science Education Vol. 2 No 2, pp. 131-146

Lindblom, Charles (1991). El proceso de elaboración de las políticas públicas. Mexico DC: Porrua. Niskanen, William (1980). Cara y cruz de la burocracia. Madrid: Espasa Calpe.

Molina, J. A., García, A., Pedraz, A. & Antón, M. A. (2003). Aprendizaje basado en problemas: una alternativa al método tradicional. Revista de la Red Estatal de Docencia Universitaria, 3 (2), 79-85.

 

Morales Bueno, P., y Landa Fitzgerald, V. (2004). Aprendizaje Basado en Problemas. En: Theoria, nº 13(1). Disponible al 5.4.2018 en http://campus. usal.es/~ofeees/NUEVAS_METODOLOGIAS/ABP/13.pdf

Nendaz, M. R. & Tekian, A. (1999). Assessment in problem-based learning medical schools: A literature review. Teaching and Learning in Medicine, 11 (4), 232-243.

 

O’Reilly, Patricia (2008). “Finding the balance in public policy simulations and role playing”. Paper presentado al Anual Meeting of the APSA Teaching and Learning Conference, San Jose, California.

Repetto, F. (2004). Capacidad estatal. Requisito para el mejoramiento de la política social en América Latina. Documentos de trabajo del INDES.

Restrepo, Bernardo. (2005) Aprendizaje basado en problemas (ABP): una innovación didáctica para la enseñanza universitaria Educación y Educadores, vol. 8, pp. 9-19 Universidad de La Sabana Cundinamarca, Colombia

Solaz-Portolés, JJ, et al. (2011). Aprendizaje basado en problemas en la Educación Superior: una metodología necesaria en la formación del profesorado. Depart. Didàctica de les Ciències Exper. i Socials

Subirats, J. et al. (2008). Análisis y gestión de políticas públicas. Barcelona: Ariel.

Sutcliffe, Mark. Simulations, games and role – play. Disponible al 5.4.2018 en http://www.economicsnetwork.ac.uk/handbook/printable/games_vs.pdf

Stepien, W. J. (1993). Problem-based learning: As authentic as it gets. Educational Leadership, 50 (7), 25-28.

 

Tsebelis, George (2000). Veto players and institutional analysis, en Governance, No 13, pp. 441-474.

 

White, H B. (1996). Dan tries problembased learning: A case study. En L. Richlin (Ed.), To improve the Academy, Vol. 15 (pp 75-91). Stillwater, OK: New Forum Press & Professional and Organizational Network in Higher Education.

 

ANEXO

 

SIMULACION DE ROLES Y DEL PROCESO DE DECISIÓN EN LAS POLITICAS PÚBLICAS: UN EJERCICIO PARA LA APLICACIÓN DEL MODELO ABP (APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS) DE LA UNC

 

 

MECÁNICA DE LA SIMULACIÓN

 

  1. I) Objetivo del Juego: Lograr una decisión de política pública lo más satisfactoria posible para el actor político, representado por cada uno de los grupos de estudiantes.

 

  1. II) Reglas del juego:
  2. Se propone un caso simulado de política pública a resolver, en la que se identifican como actores principales al gobierno nacional y a seis actores más, interactuando en una “mesa de negociación” especialmente convocada a esos efectos. El rol del gobierno será asumido por el docente, el resto será distribuido aleatoriamente entre grupos de estudiantes.
  3. Se identifican cuatro ejes centrales sobre los que debe resolverse, que resultan de importancia variable para cada uno de los actores. En cada uno de esos ejes, se proponen distintas alternativas de decisión, una de las cuales debe ser seleccionada por los participantes al finalizar su tratamiento.
  4. De acuerdo a sus concepciones, valores e intereses, cada uno de los actores tiene una estructura de preferencias que se predeterminan; esto es, actúan según una priorización de cada alternativa de decisión dentro de cada eje de polí
  5. Cada actor (grupo) cuenta con cierta dotación de recursos de poder cuantificada y no renovable (que a los efectos de simplificar la simulación no se desagregan en sus distintos tipos). La alternativa elegida (decisión) en cada eje de políticas será aquella que al momento de la votación cuente con el apoyo de la mayor cantidad de unidades de recursos, previo a lo cual pueden establecerse acuerdos entre dos o más actores fuera de la reunión plenaria de la comisió Cada actor puede invertir todo o parte de sus recursos en una o más votaciones.
  6. La dinámica del juego supone las siguientes fases, a reiterar para la decisión en cada uno de esos cuatro ejes de políticas:
  • Articulación de intereses. Definición de la estrategia a llevar adelante por cada actor, en reunión cerrada del grupo.
  • Argumentación. Defensa publica, en régimen de plenario, de la solución preferida por cada actor con argumentos valorativos y (de ser posible) datos empíricos, procurando ganar aliados y convencer al gobierno.
  • Agregación de intereses. Negociación libre y reservada entre actores sobre la posterior votació
  • Votación plenaria. Asignación de recursos de cada actor a cada una de las alternativas de decisión (la votación de cada actor no será revelada públicamente).
  • Recuento de recursos/votos. La opción que haya recibido la cantidad mayor será, en primera instancia, la escogida para el eje de políticas considerado.
  • Veto:
    1. luego de la votación de cada eje, cada actor tendrá la posibilidad de vetar, públicamente, la resolución tomada, salvo que la misma haya sido adoptada por unanimidad, o haya recibido previamente el voto del mismo actor. Cada actor solo podrá interponer un veto a lo largo de todo el juego.
    2. Por excepción, el gobierno puede vetar hasta dos veces; y a diferencia de los otros actores, puede usar su veto para levantar el veto interpuesto por otro actor. Además, el gobierno puede decidir interrupciones y postergaciones de la discusión y de las votaciones.
    3. La interposición del veto supone una nueva ronda de argumentación, negociación y votación, en la que se descarta la opción vetada. Los recursos aplicados en la votación anterior se devuelven a los grupos.
    4. Si en alguno de los ejes de políticas se eliminaran todas las opciones, el proceso de elaboración de la política se frustra, culmina el juego y todos los actores pierden los puntos obtenidos.

 

III) Resolución del juego: Al final del juego, los actores se ordenaran de acuerdo a los puntos obtenidos.

 

  1. IV) Evaluación de la simulación para el curso: en la última sesión, el docente propondrán a los diferentes grupos un cuestionario para el análisis de la experiencia, que deberán contestar haciendo referencia a los procesos desarrollados y empleando la bibliografía del curso. Este trabajo representara la tercera parte de la calificación del segundo parcial.

 

EL CASO DE POLÍTICA A DESARROLLAR

 

Por tratarse de un ejercicio con finalidades formativas, se simplifican y esquematizan algunas referencias de la política nacional. Particularmente, no se pretende que la caracterización y las preferencias de los actores se ajusten estrictamente a la realidad.

 

  1. Objetivo de la política pública y financiamiento

Formular una política de vivienda que tiene por objetivo general la construcción de soluciones habitacionales para familias de escasos recursos, para lo que puede destinarse hasta $1.000.000.000 por año.

 

  1. Escenario

Para la formulación de dicha política, el partido de gobierno convoca a una mesa de negociación de los principales actores involucrados, de donde saldrá el proyecto de ley a enviar al congreso.

 

III. Principales ejes de la política pública y alternativas de decisión

La política publica de vivienda que el gobierno pretende formular, tiene 4 ejes principales, con sus respectivas alternativas de decisión, a saber:

 

1) Modalidad de construcción de las viviendas

  1. a) Empleando funcionarios públicos de planta o a contratar por los ministerios.
  2. b) Tercerización, mediante empresas privadas.
  3. c) Empleando funcionarios públicos en colaboración con personal voluntario.

 

2) Variable temporal – Plazo para finalizar la construcción de las viviendas

  1. a) 1 año
  2. b) 2 años
  3. c) 3 años
  4. d) 4 años

 

3) Modalidad de financiamiento

  1. a) Combinación de recortes de gastos del Estado (de otros ítems presupuestarios) y endeudamiento externo (préstamo de FMI).
  2. b) Combinación entre aumento de impuestos y endeudamiento externo (préstamo de FMI).
  3. c) Únicamente mediante recorte de otros rubros del gasto pú
  4. d) Únicamente a través de endeudamiento externo.

 

4) Tipo de vivienda

  1. a) Viviendas pre-fabricadas de dos dormitorios (costo total $ 1.000.000.000). Vida útil estimada: 25 añ
  2. b) Viviendas del tipo “nucleo basico evolutivo” (costo total $2.000.000.000). Consiste en una construcción básica de material, de dos dormitorios, ampliable posteriormente.
  3. c) Viviendas estándar de dos dormitorios (costo total $ 4.000.000.000)

 

  1. Actores y recursos de poder:
  2. Partido de gobierno. Recursos de poder: 100.000.000
  3. Principal partido de oposición. Recursos de poder: 60.000.000
  4. Miembros de la alta burocracia del Ministerio directamente involucrado (Vivienda). Recursos de poder: 35.000.000
  5. Analistas simbólicos o técnicos (son contratados y financiados por un organismo de financiamiento internacional). Recursos de poder: 35.000.000
  6. Asociación que reúne a los empresarios de la construcción. Recursos de poder: 35.000.000
  7. Sindicato de los trabajadores de la construcción. Recursos de poder: 35.000.000

 

  1. Caracterización de los actores:
  2. Partido de gobierno: Orientación ideológica: centroizquierda, predominantemente estatista. La construcción de viviendas de este tipo es una de sus principales promesas electorales y líneas programáticas. Concibe esta política como una política social, habiéndose comprometido a ofrecer rápidamente solución a los problemas habitacionales de las familias con escasos recursos. En cambio, los posibles efectos positivos secundarios en la economía de la construcción de estas viviendas (empleo, demanda agregada) no constituyeron un elemento central al definir esta política en la plataforma de gobierno.

 

  1. Principal Partido de Oposición: Orientación ideológica: centroderecha, predominantemente liberal. Políticamente, su objetivo central radica en recuperar el gobierno en las próximas elecciones, dentro de poco más de 4 años. Sus principales orientaciones en términos de política económica están centradas en la reducción del gasto público y en no aumentar la carga impositiva. Tiene una visión favorable a un rol activo de los actores privados en la economía, mientras adjudica un rol secundario al Estado como productor de bienes y servicios. En relación a la política de vivienda, comparte el interés gubernamental en la erradicación de asentamientos.

 

  1. Alta Burocracia (Ministerio de Vivienda): El personal de carrera superior de estos ministerios busca en primer lugar preservar su propia capacidad de dirección y decisión, basada en su sitial en el organigrama estatal y en sus conocimientos específicos. Asimismo, pretende desarrollar un rol protagónico en las políticas sectoriales que le atañen, como estrategia para incrementar sus competencias, el monto de la ejecución presupuestal a su cargo y su reconocimiento y legitimidad. Dado su perfil técnico y su apego a las normas de procedimiento, prefiere una modalidad de formulación de políticas públicas que contemple la realización de un adecuado diagnóstico previo, aunque ello postergue su ejecución.

 

  1. Analistas simbólicos/técnicos: Este grupo de especialistas es contratado a término por una institución financiera internacional, el Fondo Monetario Internacional (FMI), como colaboración con el país para el diseño de la política. Su permanencia como personal contratado por dicha institución, para tareas de monitoreo y evaluación, dependerá del tipo de decisión que se adopte. Debido a la experticia profesional de dicho grupo, en su mayor parte integrado por economistas, privilegia el análisis costo-beneficio para ponderar las distintas alternativas de políticas.

 

  1. Asociación que reúne a los empresarios de la construcción: Conviene a sus intereses económicos tener la mayor participación posible (en duración y/o recursos financieros a obtener) en la ejecución del plan de vivienda.

 

  1. Sindicato de los trabajadores de la construcción: Su objetivo principal en esta línea es la obtención de empleo por el mayor plazo posible para sus afiliados. Por su extracción social y orientación ideológica, están además comprometidos con el éxito de la política a decidir.

 

  1. Importancia relativa de los ejes para los actores

De acuerdo a la caracterización de cada actor antes definida, la importancia que le dan a cada eje de política es variable. En el cuadro 1 se pondera esa importancia relativa en una escala de 1 a 10 puntos. Cada puntaje representa también el valor máximo que puede obtener cada actor en un eje de políticas. Para equilibrar a los actores en el juego, se supone que el nivel de interés de cada uno de ellos por el conjunto de los ejes de política es similar (se fija en 25 puntos).

 

Cuadro 1

Actores

Actores Eje 1: Modalidad de Construcción Eje 2: Plazo de Ejecución Eje 3: Modalidad de Financiamiento Eje 4: Tipo de Vivienda Totales
Partido de Gobierno 3 10 5 7 25
Partido de Oposición 7 4 10 4 25
Alta Burocracia 10 7 2 6 25
Analistas Simbólicos /Técnicos FMI 7 8 6 4 25
Empresarios de la Construcción 10 7 4 4 25
Sindicato de la Construcción 10 8 3 4 25
Valores Totales 47 44 30 29 150

 

VII. Estructura de preferencias de los actores y retribuciones de las decisiones

 

En consonancia con la caracterización de cada actor, en el cuadro 2 se consignan los puntos que obtendrían si se seleccionaran las distintas alternativas de cada eje.

 

Actores

 

Eje 1: Modalidad de Construcción Eje 2: Plazo de Ejecución Eje 3: Modalidad de Financiamiento Eje 4: Tipo de Vivienda
A b c a b c d a b c d a b c
Partido de Gobierno 2 1 3 10 7 4 2 5 2 1 4 4 6 7
Partido de Oposición 3 7 2 1 2 3 4 7 2 10 4 2 2 4
Alta Burocracia 10 1 7 2 3 5 7 1 2 1 2 2 4 6
Analistas Simbólicos /Técnicos FMI 2 7 5 2 4 6 8 6 2 4 2 2 4 2
Empresarios de la Construcción 4 10 4 2 4 6 7 4 1 2 3 1 2 4
Sindicato de la Construcción 1 10 2 2 4 6 8 2 3 1 2 1 2 4

 

 

 

 

Anuncios

EL PAÍS PRIMERO

PROPUESTA PARA ACERCAR A LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES
DE CENTRO IZQUIERDA

Por: Diego Fernando González Tuta

1. Antecedentes de la propuesta:

Hay tres candidatos de centro izquierda que representan diferentes procesos sociales y diferentes alternativas políticas de trasformación política y social del país. Dos de ellos (Fajardo y De la calle) ya han tenido una aproximación algo superficial, faltaría Petro quien moviliza una mayor cantidad de votantes que la que mueve la hipotética unión de los ya aproximados, la cual posiblemente restaría en vez de sumar porque Fajardo perdería parte de su imagen de político innovador al dar con el tradicional liberalismo y viceversa con De la Calle que vería parte del respaldo liberal migrar a campañas de centro derecha.
La presente propuesta parte de la base de que las diferencias políticas de los tres candidatos, son diferencias basadas en percepciones y actitudes malformadas y en el intento de conservar y sumar electorado más que en una insondable distancia entre sus propuestas. Además esta propuesta reconoce la ignorancia y el desinterés hacia las propuestas de los candidatos por parte del electorado, como variables a reducir para esclarecer un poco el camino.

2. Metas de esta propuesta:

  • Estudiar a fondo propuestas y candidatos
  • Conformar un pliego de propuestas o plan de gobierno formado con lo mejor y más realista de cada candidato, excluyendo con plena justificación aquellos puntos o propuestas más inconvenientes.
  • Realizar un evento con dos componentes: uno donde se expone y se reconoce el recorrido y los logros de los candidatos y la calidad de sus propuestas. El otro componente es una presentación y discusión del nuevo programa de gobierno ya unificado.
  • Ofertar opciones de fórmula presidencial con sus respectivas garantías para los dos que abandonen la campaña.
  • Dar a conocer el proceso y resultados de esta propuesta.

3. Descripción del proceso para desarrollar la propuesta.

  • Estudiar a fondo propuestas y candidatos. El electorado se divide en dos grandes mayorías: escépticos y fanáticos. Hay algunos más razonables pero son minorías y cada que un escéptico toma partido lo hace más como fanático que como razonable. Los candidatos movilizan gente y lo que dicen los candidatos está limitado por presiones políticas y económicas, pero los que se dice de los candidatos es ilimitado y solo el candidato (con la suficiente mediación y ojalá evidencia) puede desmentirlo. Por tanto, no es difícil deducir que el movimiento “El país primero” puede crear un escenario para desmentir a los candidatos y sus propuestas; al contar con la presencia de dichos candidatos, es posible llegar al electorado, fanático, escéptico y razonable, haciendo que los escépticos despierten su interés ante una realidad expuesta justificada y además ratificada por tres candidatos; los fanáticos siguen al objeto de su fanatismo y los razonables se sentirán identificados con un análisis claro, crítico y productivo.
    Todo ello se fundamenta en la realidad, en la cruda realidad, esa que dice que todos somos humanos que tomamos decisiones que ayer fueron populares y aceptadas y hoy son errores, esa realidad que dice que los políticos en campaña prometen más de lo que deben y que desconocen aspectos de la misma realidad que los limitan y los confrontan. Basándose en esa realidad se puede estudiar a los candidatos para
    confrontarlos y sus propuestas para mejorarlas, especificarlas, o descartarlas. Se necesita gente que sepa de economía, de política de historia. Gente que lea al candidato y sus propuestas dentro del contexto y con electores incluidos.
    Las propuestas convergen, además ante números reales algunas pueden resultar inviables o poco recomendables y las que son buenas pueden ajustarse y demostrar que los tres candidatos las respaldan en alguna medida, sobre todo hay que demostrárselo a ellos y exponérselo a la gente.

 

  • Conformar un pliego de propuestas o plan de gobierno formado con lo mejor y más realista de cada candidato, excluyendo con plena justificación aquellos puntos o propuestas más inconvenientes.
    Ejemplo:
    En nuestro gobierno los corruptos además de ir a cárcel deberán devolver los dineros que se hayan robado de las finanzas públicas. (Petro) Instauraremos una justicia rápida y eficaz, sin ninguna tolerancia con las prácticas corruptas que hund
    personas condenadas por corrupción no podrán contratar con el Estado. El que la hace la paga. (Fajardo) La impunidad para los corruptos será cosa del pasado. Colombia será un país en el que los corruptos ya no querrán vivir. (De la calle).
    Todas las propuestas tienen puntos en común y unos buenos analistas sabrán identificar los intereses de cada candidato al hacer las propuestas y las implicaciones de llevarlas a cabo.

 

  • Realizar un evento con dos componentes: uno donde se expone y se reconoce el recorrido y los logros de los candidatos y la calidad de sus propuestas. El otro componente es una presentación y discusión del nuevo programa de gobierno ya
    unificado. Luego de tener el programa de gobierno unificado, mejorado e
    incontrovertible. Se debe programar el mencionado evento como un sentido homenaje a los logros y recorridos de estos tres grandes políticos colombianos y al ingenio y cabalidad de sus propuestas. El evento necesita una difusión masiva, de
    alcance nacional y con toda la extensión mediática, ni la gente ni las campañas ni los candidatos deben saber del programa de gobierno unificado. Esto con el fin de evitar evasivas por parte de los candidatos y sus campañas.
    Para el evento se necesita un panel de académicos, encargados de leer y explicar el programa unificado, también se necesitan unos moderadores que aseguren la discusión a modo de debate donde cada candidato debe cumplir con unos tiempos de intervención replica y contra replica. También deben dirigir a los candidatos a una discusión objetiva que respete principios como, atacar los argumentos más no a las personas, no exagerar, extrapolar o tergiversar los argumentos contrarios para darlos por equivocados, evitar señalamientos indirectos y otros tantos principios que garantizarían una discusión sin precedentes en Colombia. Los candidatos deben ver en esta discusión la oportunidad para demostrar que ese programa unificado es inferior al de ellos, inconveniente para el país o malintencionado, lo lógico es que el programa se defienda solo, al estar fundamentado en cifras y postulados específicos, objetivos, bien explicados y justificados.

 

  • Ofertar opciones de fórmula presidencial con sus respectivas garantías para los dos que abandonen la campaña. En el marco de esta propuesta se puede discutir cuales serían las alternativas, respecto a la adhesión de dos candidatos a la  campaña de un tercero (elegido por un mecanismo objetivo y aceptado por los tres), alternativa que para cada caso debe garantizar una participación clara de los candidatos adheridos dentro de la campaña y sobre todo dentro del gobierno (gabinete) del otro, también deben considerarse los perjuicios económicos de los candidatos adheridos, entre ellos los de reembolsar lo correspondiente a las consultas previas.
    El candidato que se elija como único candidato y reciba el respaldo de los otros debe prescindir de su propio programa de gobierno y aceptar el programa unificado como suyo. Debe comprometerse a cumplir el programa unificado y aceptar las medidas que en el evento se creen y si dispongan para hacer político de su cumplimiento del programa unificado.

 

  • Dar a conocer el proceso y resultados de esta propuesta. La idea es que el evento sea visto en vivo por la gran mayoría del electorado, que sea un proceso transparente e innovador donde los candidatos dejen ese rol de intocables, sabios y
    autónomos y pasen a un escrutinio directo de sus limitaciones, sobre todo a nivel de propuestas e intereses de las mismas. En caso de que persistan en la idea terca de ir solos, al electorado debe quedarle bien claro que son las actitudes y las percepciones malformadas además de los intereses no manifiestos, la causa real de la desunión. Si los candidatos no se unen puede dársele a la gente la opción del voto en blanco como la mejor manifestación de disgusto ante la arrogancia de los candidatos.

Conclusión: el éxito de la propuesta depende los siguientes factores.

  1. El estudio profundo de los candidatos, sus discursos, sus insinuaciones, su historial, sus filiaciones, sus decisiones del pasado, sus intereses, sus comentarios hacia otros candidatos, etc.
  2. El estudio profundo de la aplicabilidad, conveniencia, especificidad, intereses y consecuencias de las propuestas de los candidatos.
  3. La difusión previa de la programación del evento que debe ser masiva y llegar a todo el electorado, con el mensaje claro de rendir homenaje a los candidatos y unirlos, en torno a un programa de gobierno unificado, solo que la gente no va a saber que la propuesta ya va a estar construida, no por lo que los candidatos digan ese día sino por lo que ya han dicho.
  4. El panel de académicos que expondrá y explicará el programa unificado, debe ser gente eminente, pero sin una  filiación política demasiado comprometida gente que tenga al país primero.
  5. La transmisión en vivo, comentada por los panelistas y los moderadores que deben limitarse a moderar, ósea a llamar la atención a la infracción de las reglas del debate.
  6. El estudio profundo de los beneficios para quienes se adhieran a la campaña de otro.

Taller para enseñar Políticas Públicas

Feat: Daniel Corzo Arevalo.

Este año tengo la oportunidad de ser docente en el nivel universitario en la Fundación Universitaria Comfenalco de Santander. En uno de mis módulos llamado Políticas Públicas y desarrollo regional, emplee una estrategia de juego de rol como recurso didáctico. En la representación del juego de rol, grupos de estudiantes actuaron como actores interesados en una política específica y yo como docente asumí la función de gobernante. Se sostiene que, de la experiencia han surgido indicios positivos sobre su potencial como herramienta pedagógica, de modo de ambientar una mejor comprensión de la complejidad inherente a un policy making que pretenda generar políticas públicas legitimadas y eficaces. Por esta razón quiero compartirles el documento por si algún otro docente curioso desea replicarla.

Adjunto documento en el siguiente enlace.

SIMULACION DE ROLES Y DEL PROCESO DE DECISIÓN EN LAS POLITICAS PÚBLICAS

SIMULACION DE ROLES Y DEL PROCESO DE DECISIÓN EN LAS POLITICAS PÚBLICAS: UN EJERCICIO PARA LA APLICACIÓN DEL MODELO ABP (APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS) DE LA UNC

TOP Tres de los Mejores Candidatos

Vamos a ser concretos, por una sola vez (o, quizás no). Y ojalá que, en el proceso, ayudemos a alguien a tomar una buena decisión.
El objetivo para este domingo 11 de Marzo, es tener un congreso decente los próximos 4 años. Es por ello que durante estos últimos días desarrollé un sondeo preguntándole a amigos, emprendedores y lideres por los que ellos consideran los mejores perfiles y he aquí el TOP tres de los mejores Candidatos Santandereanos al Senado y mi TOP Tres de los mejores Candidatos a la Camara de Representantes por Santander.
Congreso
1. Richar Aguilar Villa:  (Cambio Radical 14) Master en Estudios Legales Internacionales de Georgetow University; con estudios en University of Pensilvania. Es Abogado de la Universidad Sergio Arboleda, especializado en Derecho Comercial y Financiero en la misma institución. Fue profesor de la Universidad Manuela Beltran, en Bogotá y gerente comercial de la exportadora Ex-All Ltda. A los 27 años fue cónsul de Chile y en 2011 fue elegido gobernador de Santander. Según varias instituciones no gubernamentales se ha desatacado por ser el mejor gestor y gobernador de la historia del departamento,
2. Doris Vega: (Opción Ciudadana 2) Es egresada de la Universidad Industrial de Santander como Profesional en Ciencias de la Información, Documentación y Bibliotecología, Especialista en Gestión de Empresas de la Universidad Politecnica de Valencia, Especialista en Gerencia Pública de la Universidad de Santander UDES Y Magister en Administración de Empresas de la Universidad Santo Tomás. Actualmente es la Única Senadora mujer Santandereana.
3. Leonida Gomez: (Polo Democratico) Empresario Santnadereano, fue parte del grupo de empresarios que impulsó el canotaje en San Gil. Gestor de la fundación del complejo turístico y del mercado campesino de Acuarela en la Mesa de Los Santos. Candidato a la Gobernación de Santander en la anterior contienda y creador de Dignidad Santandereana.
Camara de Representantes (Por Santander)
1. Martha Montero: (Opción Ciudadana 106) Contadora pública, especialista en gerencia pública y gestión empresarial, Magister en Ciencia Política. Concejal de Bucaramanga 2007-2011.  Entre 2012 y 2015 fue directora comercial del Instituto de Desarrollo de Santander, Idesan.
2. Roberto Schmalbach: (Alternativa Santandereana) Economista, está cursando una maestría relacionada con energía. Diputado de Santander y renunció a su curul en la Asamblea para buscar la Cámara con el aval del Polo. Inició en política como dirigente de la Unión Sindical Obrera, USO, el sindicato más poderoso de Ecopetrol y de Barranca.
3. Oscar Villamizar: (Centro Democrativo 107) Abogado especialista en derecho de los negocios. Secretario General de la Gobernación de Santander en el periodo de Richard Aguilar.
Por ultimo, te insto a que salga. Y que dejemos de hacer el oso que hacemos cada vez que nos convocan a votar. Si no sabe por quién, aún le quedan dos días para saberlo, y si no le gusta ninguno, salga y vote en blanco. A los corruptos les queda mucho más difícil robar si todos nos paramos el domingo y vamos a votar.
¡Nos vemos el domingo en las urnas! (y a compartir esta nota si creen que a alguien puede ayudarle a informar su voto)

Poder blando: liderazgo por otros medios

Lecciones de empatía y persuasión para aplacar la matonería.

El terreno de la política será siempre fecundo para extraer ideas y moralejas sobre la forma en que el liderazgo funciona, no solo entre las naciones sino al interior de cualquier organización humana —desde un equipo de fútbol hasta una gran corporación industrial o financiera.

A fin de cuentas, todo liderazgo entraña una forma de poder. Sin el poder requerido para hacer que las cosas pasen, no hay liderazgo alguno posible.  Puede haber liderazgos incompetentes (como el de los gobernantes que llevan a la ruina a sus pueblos en virtud de decisiones equivocadas, por falta de prudencia o por pura ignorancia). Pero no puede haber liderazgos impotentes.

El poder es una condición necesaria de todo liderazgo.

Es el motor de la política, y eso se nota claramente en la política internacional.   De hecho, uno de los autores clásicos de la disciplina de las Relaciones Internacionales, Hans Morgenthau, definió la política internacional como la lucha por el poder y la paz.  Los Estados compiten unos con otros, usando todas las capacidades y recursos que pueden, para poder sobrevivir y para poder permanecer en paz.  (La cursiva, por supuesto, es intencional).

Da a veces la impresión de que en la política internacional todo es cuestión de fuerza, y que el mundo es un campo de batalla en el que a la postre es el más fuerte el que prevalece sobre los demás.  Sin embargo, no todo es garrote y zanahoria, coerción y retribución, presión e incentivos.  Una cosa es hacer que otro haga lo que uno quiere, incluso en contra de su voluntad, recurriendo al uso o la amenaza del uso de la fuerza, o al ofrecimiento de pagos y beneficios.  Y otra es lograr que el otro quiera lo mismo que uno quiere —por atracción, inspiración o seducción.  Lo primero se llama “poder duro” (la forma más obvia y explícita de poder).  Lo segundo es “poder blando” (una forma de poder más sutil pero no menos efectiva y, muchas veces, aun más duradera).

¿Qué le dice todo esto a los líderes empresariales del mundo de hoy?

Para empezar, sirve para recordarles que un liderazgo eficaz y sostenible debe ser, ante todo, un liderazgo inteligente, resiliente y adaptativo.  Joseph S. Nye, el inventor de los conceptos de “poder duro” y “poder blando”, acuñó también la expresión “poder inteligente” para describir la adecuada combinación de ambos, el uso prudente de todas las herramientas disponibles, incluso en circunstancias adversas, para promover y realizar los propios objetivos e intereses.

Así, los líderes deben saber que no es su sola posición en la jerarquía corporativa ni su capacidad para distribuir recompensas o imponer sanciones, ni los títulos que adornan las paredes de sus despachos o su historial de logros pasados, lo que les permitirá conducir a su organización y su equipo de trabajo por la senda del éxito.  Limitarse a estos recursos para orientar una organización es apostarlo todo por el poder duro.  Y eso, claramente, no es muy inteligente.

Lo inteligente es no sobrestimar esas fuentes de poder duro, y entender que en el siglo XXI el éxito —en la política y en los negocios— depende de la habilidad de seducir a los otros, de conquistar sus mentes y corazones, de construir relaciones basadas en la empatía y no sólo en a subordinación, de estimular la cooperación y el sacrificio tanto como la obediencia, de ofrecer una visión de futuro que los otros puedan compartir y en cuya realización sientan que pueden jugar un papel significativo, de inspirar tanto respeto como emulación.

Lo ocurrido con Estados Unidos desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca es sumamente ilustrativo.  En menos de un año, el prestigio y el atractivo de los Estados Unidos en la escena global han alcanzado uno de los niveles más bajos de la historia.  Como consecuencia, aunque no haya mermado ni un ápice su condición de superpotencia militar y económica, hoy son mucho menos poderosos que durante la administración de Barack Obama, el senador que siendo apenas candidato logró congregar a más de 200 mil personas, en su mayoría alemanes, en el Tiergarten (el principal parque de Berlín), para hablarles de su propuesta de política exterior.

En el futuro, serán los países con más poder inteligente —y por lo tanto, con más habilidad para usar el poder blando— los que marquen la pauta del cambio y definan los principales eventos globales.  No los matones, ni tampoco —aunque a veces así lo parezca— los canallas. Así ocurrirá también, sin duda alguna, con los líderes en las empresas y corporaciones.

Se buscan 10 Jóvenes lideres de América Latina

¡Un llamado a todos los creyentes en el poder de la educación!

El Centro Latinoamericano del propósito CLAP lanza su convocatoria para todos los valientes que estén dispuestos a unirse con un propósito: crear un modelo educativo que forme líderes para resolver problemas complejos de America Latina.

26756728_150005518989248_7497423561769053017_o

¡Todos los seleccionados ganarán una beca completa para nuestros programas! Lee las instrucciones en el documento adjunto y luego postula aquí: bit.ly/convocatoriaclap. CIERRE de postulaciones: ¡miércoles 31 de enero! Si tienes alguna pregunta, no dudes en escribirnos.

Lee la convocatoria completa aquí 

Creando equipos para emprender

“Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas.”
Madre Teresa de Calcuta

Las acciones para emprender se realizan en equipo. En cualquier clase de emprendimiento reflexionaras que lo más importante a la hora de  querer  emprender no son las “ideas” sino como ejecuto de la mejor manera esa idea; es por ello que flexionábamos sobre el concepto “hacer”, como aquella acción en la cual una persona le da el ser material e intelectual a una cosa. Pero “hacer” implica siempre una relación con los demás, no sólo porque nuestras acciones repercuten en otros, sino porque necesitamos de otros para llevarlas a cabo.

Hacer en conjunto para emprender significa más que un agregado de acciones o decisiones individuales. Implica una forma especial, un enfoque particular, de hacer las cosas y de responder a los problemas o situaciones que se nos presentan en la vida cotidiana. No significa sintetizar y reducir las ideas de todos a una sola, sino poner a todas ellas en juego, combinarlas e integrarlas en un todo que supera a cada uno de nosotros. Un todo que nos obliga a “jugarnos”, no sólo por el cumplimiento de los objetivos comunes, sino también por las personas que lo componen. En ese todo, cada uno asume una responsabilidad, un compromiso de responder, hacia los otros, porque de ese modo, respondemos a nosotros mismos.

Un emprendimiento requiere de un trabajo en conjunto donde todos sus miembros cooperan para lograr los objetivos establecidos, el complemento entre las personas y la suma de sus potencialidades fortalecen las acciones que se adelantan.

Antes de iniciar te compartiré algunas definiciones del término equipo:

Según el diccionario de la Real Academia Española: Equipo es un grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinado.

Según el diccionario de la lengua española Espasa-Calpe: Equipo es un grupo de personas organizado para la realización de una tarea o el logro de un objetivo.

El trabajo en equipo es un conjunto estructurado de relaciones en el que los integrantes tienen responsabilidades que deben cumplir juntos, un objetivo o metas, y en el que desde el principio se aclaran las relaciones de autoridad.

Un equipo se forma con la convicción de que los objetivos o las metas propuestas pueden ser conseguidos uniendo las capacidades, los conocimientos, las habilidades, la información y en general, las competencias propias de cada persona que lo integra. En un equipo la división del esfuerzo se enlaza en un único resultado coordinado, donde el resultado alcanzado por el trabajo de varias personas es superior a la simple suma de las aportaciones individuales.

Luego de leer estas definiciones, muy seguramente te estarás preguntando ¿Cuál es la diferencia entre un equipo y un grupo? Estas palabras suelen tener significados intercambiables en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, y según la Real Academia Española un grupo es una pluralidad de seres o cosas que forman un conjunto, material o mentalmente considerado. Un grupo es un conjunto de personas que interactúan, pueden tener una historia común o propósitos más o menos compartidos. El equipo puede considerarse un grupo de alto nivel de madurez, con cierta especialización, diferenciación interna y una alta interdependencia entre los miembros. El grupo es un fenómeno natural entre los seres humanos pero el equipo es un fenómeno organizativo consciente. Existen grupos de trabajo que no son en realidad equipos porque no poseen un objetivo o meta común, relaciones duraderas o una necesidad de trabajar de modo colaborativo e integrado.

Trabajando en equipo: un camino para emprender

Si queremos iniciar nuestro propio emprendimiento, tenemos que hacer. Como comentamos en la clase, es importante planificar nuestras acciones a través de la creación de un proyecto para que podamos utilizar de la mejor manera los recursos escasos que tenemos disponibles.

Un camino que te sugiero para la realización de un proyecto es la conformación de un equipo, así entre todos los miembros podrán lograr los objetivos establecidos, el trabajo complementario y la suma de sus potencialidades fortalecerán todas las acciones que se propongan. Para la construcción de un equipo tienes que tener en cuenta las siguientes cualidades:

  • Todos sus miembros comparten una visión, un propósito claro (misión, meta o tarea, y un plan de acción definido y aceptado).
  • Todos sus miembros asumen compromisos.
  • Todos sus miembros son coherentes en su actuar.
  • Todos sus miembros persisten en alcanzar sus objetivos
  • El desacuerdo se manifiesta de forma civilizada (no se evita ni reprime el conflicto).
  • La toma de decisiones se realiza mediante un consenso (hay un considerable acuerdo a través de discusiones, se evitan las votaciones).
  • Todos sus miembros están orientados a la acción.
  • El equipo mantiene comunicaciones abiertas (los sentimientos son legítimos)
  • Se cultivan relaciones de confianza entre los miembros.
  • Los roles y asignaciones de trabajo son claros (expectativas claras y un trabajo dividido en forma equitativa).
  • Se realizan autoevaluaciones periódicas (el equipo se detiene para examinar como están funcionando).
  • Todos sus miembros se sienten positivamente integrados.
  • Todos en el equipo celebran sus logros.
  • El liderazgo es interdependiente y compartido (a pesar de que hay un líder formal, todos participan en conductas de liderazgo efectivas).
  • Todos sus miembros asumen responsabilidad “incondicional”.

No olvides tener en cuenta que también existen una serie de obstáculos que debes intentar evitar para lograr construir un equipo de alto rendimiento o desempeño.

  • Liderazgo basado en miedo.
  • No se comparten valores y/o creencias.
  • Desconocimiento mutuo.
  • Falta de canales de comunicación.
  • Falta de confianza entre los miembros.

¿Cómo conformar un equipo para la realización de un proyecto?

“Reunirse es un comienzo, permanecer juntos es el progreso y trabajar juntos es el éxito”
Henry Ford.

Para conformar un equipo es necesario trabajar constantemente para lograr su consolidación o madurez. Existen una serie de fases que facilitarán su creación. Las fases son las siguientes:

Formación: Durante esta primera fase, los individuos inician su conocimiento, analizan las normas e intentan definir sus roles dentro del mismo proyecto. En esta fase los integrantes comenzarán a conocer sobre el proyecto.

Conflicto: En esta segunda etapa, aparecen los conflictos respecto a los roles que cada uno tendrá dentro del proyecto y en las acciones que se van a adelantar, lo que provocará en las personas respuestas emocionales que pueden generar conflicto.

Normalización: La tercera fase representa una etapa para el cambio, en la cual se desarrolla la interdependencia de los individuos, mostrando a cada uno de los miembros la buena voluntad para expresar sus opiniones e ideas de forma constructiva.

Madurez: Esta es la fase final, las personas del equipo comienzan a lograr la unidad, cada uno de sus individuos tiene un sentido de unidad en la ejecución de sus tareas dentro del proyecto, desarrollando soluciones y efectuando progresos reales.

Para reflexionar (1):

¿En algún momento de tu vida has trabajado en equipo? ¿Cómo ha sido esta experiencia? ¿Qué oportunidades y dificultades has descubierto durante este trabajo? Las respuestas a estas preguntas te serán de gran ayuda para cuando inicies la creación de tu equipo para desarrollar el proyecto. 

El liderazgo en el trabajo en equipo

Todos los grupos funcionan mejor si algún individuo (o individuos) desempeña la función de líder (lideres) del grupo. El líder puede estar designado formalmente para desempeñar esta función o puede surgir espontáneamente entre los participantes para satisfacer la necesidad de liderazgo. De hecho, puede haber más de un líder en cada grupo o los diferentes integrantes del equipo pueden asumir el liderazgo en diferentes ocasiones.

¿Cómo debe ser el líder? ¿Cuáles son sus cualidades? Estas son preguntas que puedes estar haciéndote en este momento, por lo cual te compartimos algunas de las cualidades que debe tener un líder:

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”
Bertolt Brecht

  • Un líder no deberá de ser dominante si no que su función puede consistir en recibir información, facilitar la comunicación entre los individuos, dar mensajes e integrar todas las proposiciones para que se dé una respuesta única, unificada.
  • Un líder debe tener la capacidad para comunicarse (comunicación en ambas direcciones) debe expresarse claramente y lograr ser escuchado y entendido. También debe saber escuchar y considerar lo que expresan las otras personas del equipo.
  • Un líder conoce sus fortalezas y sabe aprovecharlas al máximo para el bien del equipo, pero también sabe cuáles son sus debilidades y siempre busca subsanarlas.
  • Un líder crece y apoya a los integrantes del equipo para crecer. Siempre da un paso más en su esfuerzo, no se aferra a sus actividades o responsabilidades actuales, siempre ve hacia arriba. Para poder crecer tiene en cuenta a las otras personas de su equipo, les enseña, delega funciones y crea oportunidades para todos.
  • Un líder logra la confianza y respeto de los integrantes del equipo, siempre quiere contribuir al proceso del equipo.
  • Un líder siempre busca nuevas y mejores formas de hacer las cosas. Tiene en cuenta los avances de la tecnología y los contantes cambios sociales.
  • Un líder debe ser paciente, silencioso y observador.
  • Un líder debe conocer claramente tanto la tarea como los objetivos perseguidos por el equipo.
  • Un líder es persistente, no se rinde fácilmente, ya que tiene un sentido de lucha y persistencia que le permiten llegar hasta el final. Esta característica hace que el líder lleve al equipo a lograr todos sus objetivos y metas.
  • Un líder es servicial, siempre a disposición de servir a los miembros de su equipo.
  • Un líder es responsable, sabe que su liderazgo le da poder y utiliza esto en beneficio de todos.

Para reflexionar (2):

Te invito a ver el siguiente vídeo sobre la historia de un pequeño equipo de fútbol “Historia del TMB Panyee FC” y compartir en un comentario en este post algunas preguntas.

¿Cuál era el problema que identificaron los niños y adolescentes del video?
¿Qué plan imaginaron?
¿Cuáles fueron los principales obstáculos que encontraron?
¿Cómo superaron estos obstáculos?
¿Qué apoyos recibieron por parte de la comunidad?
¿Qué lecciones aprendieron al hacer el proyecto?
¿Crees que el trabajo en equipo influyó en el desarrollo del proyecto? ¿Por qué?
¿Por qué crees que este proyecto ha alcanzado sus objetivos?
Estos niños y adolescentes cumplieron su sueño. ¿Cuál es el tuyo?